MANTEQUILLA GLORIA: PROPIEDAD RESPONSABLE AL SERVICIO DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO

El impacto mundial que provocó Patagonia traspasando su propiedad a la causa ambiental ha despertado el interés por conocer más ejemplos… ¿Sabías que una mantequilla mexicana hizo lo mismo hace casi 50 años?

El impacto que provocó Patagonia traspasando su propiedad despertó el interés por conocer más ejemplos. Aunque su caso suena profundamente innovador, la idea no es nueva. ¿Sabías que una mantequilla mexicana hizo lo mismo hace casi 50 años?

Por: Equipo Purpose LatAm

Hoy te queremos contar la historia de Gloria, una de las marcas más tradicionales y queridas de México, cuyo compromiso con la educación generó una estructura depropiedad responsable digna de destacar.

La empresa que fabrica esta mantequilla, Cremería Americana, fue creada a inicios del siglo XX por Alberto Andrade, un pionero de la pasteurización que sentó las bases para el consumo seguro de productos lácteos. Sus técnicas innovadoras, “a la americana”, le dieron el nombre a la compañía, que ya en la década del ‘30 operaba en todo el país.

Por esos mismos años, Alberto se casó con Dolores Contreras, una hábil mujer que fue clave en la expansión y administración del negocio. La pareja no tuvo hijos, y el matrimonio pronto enfrentaría tanto el crecimiento de su empresa como el dilema de la sucesión.

Tras la muerte de Alberto en 1952, Dolores quedó como única dueña, consolidando durante los siguientes 24 años el éxito de la mantequilla Gloria. A mediados de los ’60 formó un Consejo de Administración, integrado sólo porpersonas estrechamente ligadas a la organización, que ya desarrollaba obras de filantropía en escuelas mexicanas.

Dolores Contreras de Andrade falleció en 1976, dejando como última voluntad poner a su empresa al servicio de la causa de la educación infantil. Creó la Fundación Alberto y Dolores Andrade (ADA), a la que cedió la propiedad de la Cremería Americana.

La fundación ADA apoya la educación de niños y jóvenes en México, entregando miles de becas cada año. Cremería Americana sigue siendo una exitosa y rentable empresa de productos lácteos pero, tal como en el caso de Patagonia, su estructura de propiedad y gobernanza garantiza su autonomía: sus utilidades no están orientadas al bolsillo de terceros, sino a su propósito intergeneracional.

La visión y el legado de Alberto y Dolores permanece en el tiempo, y la compañía que crearon juntos sigue dando testimonio del compromiso social de sus fundadores, como puede leerse hoy en cada etiqueta de mantequilla Gloria.

Dolores Contreras de Andrade falleció en 1976, dejando como última voluntad poner a su empresa al servicio de la causa de la educación infantil. Creó la Fundación Alberto y Dolores Andrade (ADA), a la que cedió la propiedad de la Cremería Americana.

La fundación ADA apoya la educación de niños y jóvenes en México, entregando miles de becas cada año. Cremería Americana sigue siendo una exitosa y rentable empresa de productos lácteos pero, tal como en el caso de Patagonia, su estructura de propiedad y gobernanza garantiza su autonomía: sus utilidades no están orientadas al bolsillo de terceros, sino a su propósito intergeneracional.

La visión y el legado de Alberto y Dolores permanece en el tiempo, y la compañía que crearon juntos sigue dando testimonio del compromiso social de sus fundadores, como puede leerse hoy en cada etiqueta de mantequilla Gloria.

MÁS RECURSOS: